HAY DE LOCOS A LOCOS

camisaComo es natural, hasta entre los locos hay niveles, eso nos permite tenernos lástima entre nosotros.
Estuve internada en una clínica muy “popof” en la que conocí de todo… había la que estaba recluida por haber matado a su hijo recién nacido en un desafortunado “estrés post parto”, la que sabía que era esquizofrénica y que las voces que le hablaban no eran reales, la que no aceptaba que era esquizofrénica y que en realidad creía que el demonio le decía que era bella, muchas limítrofes, trastornos bipolares, y también estaba Chayo.
Chayo fue diagnosticada con Trastorno Afectivo Bipolar Tipo II. En sus tiempos prósperos fue una docente muy reconocida, se codeada con jefazos del SNTE y con autoridades del gobierno del Estado. De pronto algo que nadie se explicaba pasó y ella empezó a sufrir mucho, tuvo un periodo de etapas buenas y etapas malas durante algunos años, pero cuando su madre murió de plano se le inundó el roof garden.
Cuando la trajeron llegó en una ambulancia, parecía que estaban internando a la mismísima llorona y toda la noche se escuchó su llanto en el segundo piso. Como ya era costumbre, todas las loquitas hacíamos rondines asomándonos sin recato por las ventanas de su cuarto para ver a “la nueva”, ella lloraba y lloraba –lo cual no nos parecía anormal- y cuando se cansaba de llorar sólo gritaba: “¡mi madre está muerta! ¡¿no entienden que mi madre ha muerto?!, con sus ojos y sus gestos nos decía que no podía entender cómo ella, nosotros y el mundo seguíamos vivos si su madre no.
Eso no nos conmovía tanto, habíamos muchas ahí que concebíamos el mundo de esa manera, lo que en verdad nos hacía tenerle lástima eran los días de visitas. Habíamos algunas que pagábamos algunos miles extras para estar en el tercer piso (el VIP), no compartíamos habitación con nadie, teníamos televisión y baño privado, y lo mejor: ¡cuatro días de visitas a la semana! Chayo era de las de dos días, así que los martes y jueves de cada semana todas sufríamos.
Chayito es madre soltera, y cuando se murió su madre le quedó sólo su hijo. Habían pasado tres meses desde que llegó a la clínica y su hijo aún no la visitaba, así que ella siempre pedía permisos desesperados a las enfermeras: “déjenme llamarle”, “déjenlo entrar cuando viene”, “quiero que la misma ambulancia que me trajo a mí me lo traiga a él”, y súplicas similares.
A veces en las horas de visita, lloraba en la ventana viendo hacia los jardines gritando que la dejaran salir a hablar con su hijo, entonces tenían que someterla entre tres enfermeras para poder sujetarla (sí, significa amarrarla) en su cama; es obvio que no querían que las visitas se asustaran y pensaran que no estaban en un lugar seguro, así que una vez amarrada la sedaban al punto de la estupidez para que no pudiera gritar y se iban dejándola sola, llorando otra vez.
Siempre que eso pasaba, quienes habíamos recibido visitas nos sentíamos un poco mal. Yo sabía que a pesar de todo lo que fuera afuera, ahí dentro yo era una más que no podía hacer nada por ella; así que un día en el que otra vez presencié su llanto desde el jardín, le pedí a mi visita que se fuera antes y subí a verla. Cuando llegué a su cuarto ya estaba sujeta y sedada como era costumbre, le pregunté: “¿por qué estás triste Chayo?”, me dijo que no la dejaban bajar al jardín a hablar con su hijo, cuando le pregunté si su hijo había ido a verla me dijo que sí, que ella lo había visto desde la ventana haciéndole señas para que bajara al jardín; me dio tanta tristeza que tomé la crema de su buró y empecé a sobarle los pies y los brazos que ya estaban dormidos con la presión de las correas, ella volteó a verme y me dijo: “gracias hija”. Después de eso los sedantes terminaron de hacer efecto y se durmió con lágrimas en los ojos.
En ese momento me di cuenta de que todos tenemos un poco de locura, y que ese poco puede explotar y robarnos la razón el día en que nos damos cuenta de que en un mundo con tanta gente, estamos solos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s